Loading...

martes, 3 de agosto de 2010

Precursores de la hormona de crecimiento

Fuente: http://www.enplenitud.com/nota.asp?notaid=4719


Aunque administrar hormona de crecimiento (HCH) es ilegal, los suplementos orales de esta hormona no lo son. En realidad, estos suplementos no son HCH, pero pueden supuestamente estimular la hipófisis para que produzca más HCH.


Los precursores o secretagogos de la hormona de crecimiento (HCH) no contienen hormonas verdaderas, sino aminoácidos que supuestamente estimulan la producción de HCH. Algunos aminoácidos que afectan los niveles de hormona de crecimiento humanos incluyen la L-glutamina, L-arginina, L-ornitina y L-lisina.



Las mismas se comercializan en polvos y tabletas, y son los aminoácidos más comúnmente usados en suplementos deportivos, especialmente los que incluyen L-arginina y L-glutamina, que son los más populares.

Con respecto a su utilidad, los resultados de las investigaciones disponibles varían. Un estudio realizado con suplementos de aminoácidos demostró ser contraproducente para los niveles naturales de glutamina. Los suplementos de L-arginina reducen los niveles de glutamina, mientras que los suplementos de L-glutamina demostraron enlentecer la producción de glutamina.



Otro estudio, en cambio, indica que si bien un aminoácido, por sí mismo, no estimulará la producción de hormonas de crecimiento, una combinación de aminoácidos puede estimular la hipófisis (al menos en los atletas moderadamente entrenados que fueron los sujetos del estudio).

Los suplementos de HCH no deberían en teoría ser utilizados por gente de entre veinte y treinta y cinco años, como un remedio anti-edad, pero esta es la edad ideal para utilizarlos como suplementos musculares y para aumentar los beneficios de los aminoácidos.

La forma de presentación de estos productos también deben ser tomadas en consideración. Las tabletas, en comparación con la presentación en polvo, no dará los suficientes aminoácidos para estimular la producción de HCH. Los polvos, en cambio, se absorben muy rápidamente. Si se las absorbe lentamente, probablemente jamás llegarán completamente a la hipófisis.

Como sucede con cualquier tipo de medicamento, usar los aminoácidos por encima de los niveles recomendados, o sin consultar con su médico de cabecera, podría provocar problemas en el futuro.

La L-arginina podría causar o agravar enfermedades como la gastritis y la úlcera péptica, y la L-glutamina podría interferir con otro tipo de medicinas, como las psiquiátricas. Como siempre, el paciente debe estar muy bien informado sobre el producto que tomará.

Pero además del tipo de medicamento, también debe ser muy considerada la dosis de sus componentes. Los secretagogos y suplementos requieren más estudios para saber si son bioactivos, ya que los estudios tradicionales han demostrado que sólo las dosis altas pueden estimular la hormona de crecimiento, pero estas mismas dosis pueden también causar efectos secundarios.

Teniendo en cuanta la gran cantidad de personas de mediana edad que buscan una terapia anti-edad, o simplemente un suplemento para rendir mejor como atletas, no sería raro que veamos multiplicar la oferta de este tipo de productos en el mercado.

Pero es justamente por esta razón, y las expuestas anteriormente, que se debe estar muy alerta, y consultar a los médicos u observar muy detenidamente las medidas de seguridad, calidad, y autorizaciones en los envases de productos relacionados con la HCH.





Lee mas en: http://www.enplenitud.com/nota.asp?notaid=4719#ixzz0vaY0eIIt

Descarga libros gratis en http://www.enplenitud.com/libros

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada