Loading...

domingo, 8 de agosto de 2010

La Inteligencia Genial: Claves para Estimularla en los Hijos

Fuente:http://www.faromundi.org.do/2009/10/la-inteligencia-genial-claves-para-estimularla-en-los-hijos/

Da Vinci, modelo inspirador sobre el cual se han establecido siete principios claves para desarrollar la inteligencia y estimular la creatividad. En este sentido, para estimular y desarrollar la denominada “ inteligencia genial” (asumiendo la genialidad expresada en Da Vinci) se supone los siguientes principios:






1. Curiositá



La vida de Leonardo estaba marcada por una incesante búsqueda del aprendizaje continuo, esto se reflejaba en su asombro ante la realidad y su insaciable intención de hallar respuestas a los permanentes cuestionamientos que formulaba. Muchas veces se tilda de molestoso al muchacho que cuestiona todo cuanto percibe, la vida de Da Vinci nos comprueba lo importante que es fomentar la curiosidad en nuestros hijos, promoviendo que se hagan preguntas y salgan a buscar respuestas.



SUGERENCIAS: Incentive a sus hijos a asombrarse, a cuestionar, a desarrollar el deseo de aprender dignamente zambullido en libros, artículos, internet, etc. Sea el “entrenador” de la curiosidad de sus hijos. Apoyándolos en el continuo uso de las palabras: cuándo, quién, cómo, dónde y por qué. Todo esto le brindará procesos efectivos de construcción de aprendizajes que le serán siempre significativos.









2. Dimostrazione



Leonardo vivió con el compromiso de poner a prueba el conocimiento a través de las experiencias, la persistencia y la disposición a aprender de los errores. Este principio fue la clave para Leonardo aprovechar su experiencia, poniendo más énfasis en ésta que en la teoría. En la práctica, los errores se pueden convertir en trampolines de crecimiento y pueden servir para abrirse mentalmente a los cambios. Esto aplicado a nuestros hijos implica educar personas que piensen por si mismo, que aprendan de sus errores y que persevere ante las adversidades.





SUGERENCIAS: Cultive la seguridad en sus hijos con un amoroso acompañamiento que incluya dividir las tareas de sus hijos en quehaceres más simples, de manera que ellos alcancen una serie de éxitos pequeños en lugar de unos cuantos fracasos grandes. Estimule sus hijos expresándoles su amor por lo que son y no por lo que hacen, puede utilizar frases como “puedes lograrlo”, “creemos en ti”, “ conseguirás lo que quieres”, “juntos lo lograremos”. Cuando cometan un error, comente sutilmente lo sucedido animándoles a seguir adelante, aunque nunca escondiendo la realidad. Motive a su hijo a aprender de todo cuanto le suceda en la vida por pequeña que pueda parecerle cualquier, experiencia.



3. Sensazione.



Da Vinci encarnó este principio con el refinamiento continuo de los sentidos, especialmente de la vista, como medio para enriquecer la experiencia, decía que “Los sentidos son las llaves para abrir las puertas de la experiencia”. En ocasiones, dejamos pasar el hecho de que nuestros hijos no logren potenciar el fino uso de los sentidos, cuando estos son los verdaderos canales hacia y desde el alma. Los sentidos no sólo conducen cosas como olores y placeres, son además, fuentes de desarrollo de la inteligencia por quienes se permiten percibir la realidad. Si fortalecemos la agudeza sensorial podremos mejorar, en nuestros hijos, sus sentidos, pensamientos y experiencias.



SUGERENCIAS: Hacer todo lo posible para proveer a sus hijos de un ambiente propicio para el refinamiento de los sentidos, es decir un ambiente familiar que incluya tiernos brazos y gestos cariñosos (tacto), el gusto por los colores y la armonía visual (visión), el gusto por los buenos y diversos olores (olfato), la apreciación de la música históricamente aclamada (audición), así como el delicioso ejercicio de saborear múltiples ofertas culinarias (gusto). Todo esto acompañado de su respectiva retroalimentación, léase una conversación fraterna sobre las diversas sensaciones. Hay que educar el gusto sin imponer uno, pro compartiendo varios.



4. Sfumato.



Este término viene de “volverse humo”, “esfumarse”. En su continuo cuestionamiento y su insistencia en el uso de los sentidos para explorar las experiencias, Leonardo pudo alcanzar múltiples descubrimientos, pero también chocó con grandes incertidumbres, ambigüedades y paradojas. Sus habilidades para soportar la tensión de puntos de vistas opuestos y su disposición para aceptar, tolerar o comprender la paradoja fueron parte fundamental de su genialidad. La seriedad y el temple ante la incertidumbre son claves para la eficiencia total del individuo, e incluso, para el equilibrio mental en un mundo estrepitosamente cambiante. Desarrollar el gusto por lo desconocido y lo que está por aclararse canaliza la curiosidad del muchacho en el estímulo para la imaginación y la intuición, elementos vitales para creatividad y la resolución de problemas de todo tipo.



SUGERENCIAS: Acompañar a sus hijos en reflexiones sobre polos opuestos como el bien y el mal, la alegría y la tristeza, orgullo y humildad, fortaleza y debilidad, esto se puede hacer tratando de que el muchacho vaya ubicando por sí mismo posturas e ideas que se manejen entre ambos extremos, buscando que se vaya aproximando al manejo de la ambigüedad en función de sus enseñanzas de vida. Para adolescentes este ejercicio puede contribuir mucho para su madurez y desarrollo emocional. Para niños resulta más interesante y práctico la realización de juegos, acertijos, rompecabezas, resolución de laberintos e investigación de misterios.



5. Arte/Scienza.



El genio de Da Vinci es más trascendental por su comprobada manifestación del equilibrio entre arte y ciencia, imaginación y lógica. Leonardo expresaba que arte y ciencia eran indivisibles, no concebía un cerebro que no se estuviera “usando por completo: corazón y espíritu”. Muchos personajes han podido descollar en ciertas áreas y quedar nulos en otras, como un gran músico que no pueda mantener un dialogo literario lógico y coherente. El equilibrio viene de ser piedra angular entre algo tan espiritual, tan interno como el arte y algo tan racional como la lógica. Sin embargo, este equilibrio tiene raíces neurológicas, mientras el hemisferio cerebral derecho representa el predominio de lo artístico, de la intuición.



SUGERENCIAS: Promueva este equilibrio en su hijo estimulando simultáneamente el desarrollo del arte y la ciencia. Estimule el desarrollo del hemisferio cerebral opuesto al que el muchacho pone más de manifiesto. Si el muchacho parece tener más inclinación por un pensamiento con predominio del hemisferio derecho, convierta la tarea de historia en dramatizaciones espontáneas, ayúdele a entregar sus trabajos a tiempo diseñándole un calendario que maneje códigos de colores y dibujos en lugar de palabras. Si la orientación de su hijo tiene más predominio del hemisferio izquierdo, ayúdelo a desarrollar el equilibrio haciendo énfasis en el arte, el teatro, la apreciación musical. Una clase vespertina de guitarra bien podría complementarse con la lectura conjunta antes de dormir de un texto de ciencia ficción.









6. Corporalita.



Este principio surge de la inigualable condición física de Leonardo, quien era famoso por su porte, su gracia y su figura atlética. Lejos del estereotipo de genio delgado, lento y con grandes anteojos, Da Vinci era de porte ejemplar, con una energía corporal desbordante y contagiosa basada en un régimen celoso de cuidado personal en todas las dimensiones necesarias. Aunque más que lo netamente físico había aquí un elemento esencial en el genio de Leonardo y era su porte y lo que ello proyectaba a los demás. Dentro de múltiples recomendaciones davincianas, una muy interesante es la de “masticar bien apreciando el olor, sabor, textura de cada bocado”.



SUGERENCIAS: Promueva la buena postura corporal en sus hijos. Una forma consiste en criticar juntos malas posturas sin causas físicas (encorvados, jorobados, flácidos, torcidos) de modelos sociales en medio de comunicación. Acompañe a su hijo a descubrir por sí mismo cómo influye el porte y la gracia corporal del individuo en la manera como es visto y aceptado socialmente, en la atención que se le brinda y en el posible liderazgo que pueda en cierto momento de la vida asumir.



7. Connessione



Para Leonardo un paisaje, como un ser humano, formaba parte de una enorme máquina que debía ser comprendida parte por parte y, de ser posible, en su totalidad. Es decir, trataba de conectar entre sí las pequeñas realidades para así conformar las grandes. Este principio consiste en el reconocimiento y la apreciación de la interconexión de todos los objetos y todos los fenómenos. De esta forma, se puede visualizar y establecer vínculos en la realidad, conectando una cosa con la otra para poder lograr una total conexión. Cuando se logra tener esa visión, todo se vuelve comprensible y la empatía pasa de ser la comprensión personal mutua a ser la conciencia de conectar y comprender todo o existente.



SUGERENCIAS: Elabore un problema ficticio para ser comprendido con más profundidad por su hijo, ej.: la creación divina. Haga que su hijo investigue varios puntos de vista al respecto y que se los presente a usted quien hará las funciones de un juez que estará interrogando y cuestionando cada enfoque. Luego ponga su hijo a imaginar varios diálogos sobre el tema con personajes famosos, ej.: Juan Pablo Duarte y Bill Clinton, Jesucristo y Confucio, Amelia Vega y Félix Sánchez. Finalmente trate de que su hijo busque la forma de hacer conexiones entre lo que serían las ideas de cada personajes para sacar conclusiones que contengan la mayoría de los puntos de vista. Este ejercicio se puede adecuar al nivel, temática y personajes que le correspondan a su hijo y será de mucho provecho para su desarrollo intelectual.





Estos principios basados en el perfil del genio Da Vinci se puede llevar al hogar y así estimular el desarrollo de la inteligencia genial de nuestros hijos. Exige ternura, acompañamiento y dedicación, pero produce toda una estructura de oportunidades y espacios de desarrollo del muchacho.



Les exhortamos a poner en práctica éstas y otras sugerencias que nazcan durante este bello proceso y así seguiremos contribuyendo enormemente a la formación integral de los verdaderos líderes que nuestro país y el mundo necesitan y esperan.



Reseña del libro “Inteligencia Genial: 7 principios claves para desarrollar la inteligencia, inspirados en la vida y obra de Leonardo Da Vinci. ” de Michael J. Gelb

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada