Loading...

jueves, 19 de agosto de 2010

LA MENTE INCONCIENTE

LA MENTE INCONCIENTE

Jolie Nuestra mente es un misterio que cada vez, gracias a la ciencia nos esta revelando sus secretos. Es importante entender como funciona ya que no sólo es fascinante, sino a la vez crucial para lograr tener éxito en la vida.

Tenemos una mente consciente e inconsciente. La consciente, controla todo aquello de lo cual tenemos el total control y consciencia. Esta controla nuestra capacidad de razonar, la memoria, nuestra forma de percibir las cosas, eventos y experiencias, nuestra intuición e imaginación, aunque algunos piensen lo contrario.

La mente inconsciente, es la parte de la cual no tenemos control sobre ella, es como nuestro “piloto automático” y hablando desde el punto de vista psicológico, es el almacén de todos nuestros hábitos, valores, experiencias y creencias desarrolladas hasta el momento y a lo largo de nuestra vida.

Sí nuestro cerebro es una mega computadora, nuestro inconsciente es el “software” que lo hace funcionar. Una computadora no piensa, sólo responde de acuerdo a la programación que ha recibido. Lo mismo sucede en nuestro cerebro. La mente inconsciente no piensa, sólo actúa. Por lo tanto, sí la programación de la computadora (o la de nuestro cerebro) no es la correcta, entonces los resultados tampoco lo serán.

La mente inconsciente es imensamente poderosa, mucho más de lo que nos imaginamos, es por eso que controla el desarrollo de nuestra vida. En la mente inconsciente se alberga la esencia de nuestro ser.

¿COMO LLEGO TO ESO AHI ADENTRO?

Pues a través de la influencia de nuestros padres, maestros, familiares, amigos, y todas las demás personas con las que hemos entrado en contacto desde nuestro nacimiento. También hemos sido influidos por los libros, películas, programas de televisión, viajes realizados, clases atendidas etc., es decir absolutamente CADA experiencia que hemos tenido ha tenido una influencia (en mayor o menor grado) sobre nuestra vida.

A partir del “contenido” de nuestra mente inconsciente se derivan todos los resultados que hemos tenido en cada área de nuestra vida. Los resultados simplemente son el resultado de nuestras acciones, las cuales, están gobernadas por nuestros pensamientos, derivadas de nuestras creencias las cuales se albergan en nuestra mente inconsciente.

Por lo tanto, de manera general podemos concluir que nuestra salud, carrera profesional, relaciones personales, espiritualidad y finanzas, son el producto de nuestra “programación” mental, y que ahora actuamos en base a esas creencias, tal cual fuimos programados – como computadoras, sólo que una computadora no cuenta con el poder de razonar y solo actúa de acuerdo al programa que tiene instalado. Pero lo triste es que muy pocas personas aprovechan su capacidad para reflexionar y razonar y viven su vida actuando como robots sin nunca preocuparse por modificar sus resultados a través de un cambio en su programación mental.

Un ejemplo común que ilustra este concepto es el siguiente:

Cuantas veces nos hemos sometido a una dieta, y luego a otra y a otra, y no logramos perder peso o en el 95% de los casos (comprobado con estudios) el peso perdido lo recuperamos en menos de un año. Tal vez de niños fuimos “gorditos” y debido a los comentarios de nuestra familia, amigos y demás personas se nos formó la creencia de que somos “gorditos”, entonces, ahora que deseamos adelgazar e iniciar una dieta, se activa la creencia de “soy gordito” y a pesar del sacrificio, disciplina, control y “ganas” y logremos bajar el peso, tarde o temprano los recuperamos.

Lo que sucede sin que te des cuenta, es que tu mente inconsciente sabotea tu esfuerzo por controlar tu peso, ya que tu nueva imagen y tus nuevas actitudes (de persona esbelta) no está en sincronía con la creencia previamente programada de “soy gordito”.

Tu inconsciente no puede aceptar una creencia diferente a la programada. Debido a que el inconsciente es muchísimo más poderoso que la mente conciente, siempre ganará, siempre. Por lo tanto nunca lograrás un cambio permanente en tu peso si no cambias la creencia que te limita a tener el cuerpo que quieres.

¿Como podemos cambiar esa programación (creencia)?
Reprogramar la mente inconsciente se hace de la misma manera en fue programada la primera vez, a base de la repetición para reemplazar las viejas creencias con las nuevas.

¿Para qué queremos cambiar nuestras creencias?

Para tener nuevas emociones y pensamientos, los cuales nos llevarán a actuar de manera distinta logrando nuevos resultados. No puedes obtener resultados distintos pensando y haciendo las mismas cosas. Nunca es demasiado tarde para rectificar el camino y reprogramar la mente como NOSOTROS queremos y no como fue programada por las personas y circunstancias de nuestra vida.

El proceso del cambio...

El problema esta en que muy pocos saben que la causa de sus resultados (buenos o malos) es por su programación de su mente inconsciente; luego hay que saber cuales creencias hay que cambiar, luego como cambiarlas y por ultimo tener la disciplina y el compromiso para hacerlo. Porque aunque el proceso sea sencillo, no es tan fácil – pero cada vez con nuevos productos y tecnología enfocada a este fin, el proceso es más fácil pero sigue dependiendo del compromiso del individuo para cambiar su vida.

Si tienen hijos es INDISPENSABLE que lo lean lo siguiente…


Ahora que sabemos y entendemos como funciona nuestra mente, es muy importante hacer consciencia acerca de las repercusiones de las creencias que inculcamos en la mente fértil y joven de nuestros hijos y como aplicar este conocimiento con ellos y con nosotros.

Debemos tener mucho cuidado con nuestros hijos, entre más jóvenes son, su mente absorbe como una esponja todos los mensajes verbales y no verbales que reciban y de TODAS las personas con los que conviven. Las creencias se pueden generar desde un incidente de violencia, agresión física, emocional o sexual, bromas pesadas, hasta una simple mirada de desprecio o bajo condiciones totalmente opuestas, es decir en un ambiente en donde el niño es valorado, respetado, amado, protegido, confortado etc... Estas creencias positivas se manifestarán en acciones de generosidad, amistad, felicidad, seguridad etc.

Si a nuestros hijos les inculcamos pensamientos positivos, haciéndolo a manera de ejercicio una y otra y otra vez, su mente inconsciente se programará así. No solo les ahorraremos esta tarea en su etapa de adultos (solo si se estudian temas de superación personal, si no, nunca lo harán y tendrán su programación inicial por el resto de su vida), sino también les garantizaremos una vida sana y exitosa.

Sus acciones reflejarán actitudes y creencias de una persona capaz, segura, independiente, autónoma, etc. Así nos aseguraremos de que serán personas exitosas, sin importar su profesión, ya que la semilla de la actitud y creencias de la excelencia y el éxito ya fueron sembradas – después, ellos cosecharán los frutos.

Quizás para muchos, lo que acabo de escribir suene como un ideas o conceptos descabellados, sin embargo, cada vez son más los estudios científicos en psicología, psiquiatría y neurología que confirman lo expuesto.

Recuerden, las creencias determinarán nuestras acciones y nuestras acciones la calidad de vida que tendremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada