Loading...

viernes, 27 de agosto de 2010

¿Por qué algunas personas son más exitosas que otras?

¿Qué diferencia hay entre un pianista promedio y un pianista exitoso?


Respuesta: ¡Diez mil horas de práctica!

La mayoría de las personas dirían que simplemente hay personas más dotadas que otras.

Sin embargo, estudios recientes han revelado un hecho asombroso: Se determinó que hay un factor común en todas las personas que se destacan en un área: Más que su talento innato, es la oportunidad y el trabajo duro que los lleva al éxito.

Anders Ericcson de la Universidad del Estado de Florida estudió a miles de estudiantes de una academia elite de música en Berlín. Descubrió que aquellos violinistas que tenían el potencial de alcanzar fama mundial como solistas habían practicado alrededor de 10.000 horas antes de alcanzar los veinte años, mientras que el resto de los alumnos habían entrenado solo un par de miles de horas en su vida.

El mismo patrón se hizo evidente al comparar las horas de entrenamiento de un pianista amateur con un pianista profesional. Los amateurs no habían entrenado más de 3 horas semanales durante su niñez y llegaban a los 20 años de edad con un total de dos mil horas de práctica. Los violinistas profesionales en cambio, aumentaban su ritmo de entrenamiento cada año hasta completar 10.000 horas de práctica a los veinte años, al igual que los violinistas. (The Making of an Expert - Ericsson Et.Al. - HBR )

Aparentemente, el número de las horas de entrenamiento fueron más decisivas en el éxito de los músicos que el talento por sí solo.

Ericsson corroboró sus hallazgos con el asombroso hecho de que no encontró un solo estudiante talentoso que llegó al estrellato practicando solo una fracción del tiempo de sus pares. Tampoco encontró el caso contrario: Aquél estudiante diligente y esforzado, menos dotado de talentos, que alcanzaba el éxito sólo por practicar duramente.

Estos hallazgos sugieren que, una vez que un estudiante logra entrar a una escuela de buen nivel, lo único que lo distinguirá de sus pares es el tiempo y el esfuerzo que invierte en sus estudios.

Nada más. No se distinguen por trabajar más, sino por trabajar mucho, mucho más.

Otros investigadores han llegado a conclusiones parecidas. Al estudiar la vida de compositores, deportistas, autores, jugadores de ajedrez, incluso de criminales expertos, etc., se ha determinado que se requieren aproximadamente 10.000 horas de práctica para llegar a ser un experto de categoría internacional. Parece que el cerebro humano requiere esa cantidad de horas para alcanzar el dominio completo de cualquier disciplina.

La regla de los 10 años

Además existe la regla de los 10 años. Estudios conducidos por Benjamin Bloom en la Universidad de Chicago han demostrado que se requieren al menos una década de esfuerzo enfocado antes de alcanzar renombre mundial en cualquier área de especialidad. Bloom estudió la vida de un conjunto de 120 expertos en áreas tan diversas como atletismo, artistas, bioquímicos, artistas y matemáticos y vio que cada uno de ellos se demoró una década de trabajo duro y esfuerzo constante antes de llegar a ser un experto en su área.

Destacados nadadores olímpicos entrenan 15 años en promedio antes de poder integrar el equipo olímpico. De la misma manera, los mejores pianistas profesionales invierten 15 años de práctica antes de alcanzar la fama mundial.

Los genios se hacen, no nacen

En una colección de reseñas de expertos de la Universidad de Cambridge (Cambridge Handbook of Expertise and Expert Performance, Cambridge University Press, 2006) se concluye que lo que comúnmente se denomina como "genio", es producto de una habilidad natural que no necesariamente sea extraordinaria, un mentor excelente, instrucción de calidad y una considerable inversión de trabajo y esfuerzo.

Ericsson, Profesor de Psicología de la Universidad de Florida, comenta: "Es complicado explicar cómo se gesta un genio y por qué su manifestación es tan poco frecuente, pero no es magia, y no es talento innato. Se manifiesta cuando se conjugan factores críticos que le permiten a una persona inteligente invertir un esfuerzo sostenido y enfocado hasta lograr la maestría en un área de experiencia."

El profesor prosigue: "Éstas personas no necesariamente poseen un IQ sobresaliente, pero casi siempre se desenvuelven en un medio que los apoya y son guiados por excelentes mentores. Lo que todos siempre presentan es una extraordinaria inversión de esfuerzo y tenacidad."

La conclusión del profesor es que, por un lado esto nos anima, ya que demuestra que cualquier persona "común y corriente" posee la capacidad de alcanzar grandes logros en su vida. Por otro lado, la cantidad de esfuerzo que es necesario invertir para lograr la excelencia es aplastante. Generalmente invierten 5 veces más de tiempo y de esfuerzo que una persona amateur que logra cierto nivel de competencia. (Gladwell, Malcolm: "Outliers:The Story of Success". Little, Brown and Company, USA, 2008.)

Y no toda persona estaría dispuesta a hacer un sacrificio de tal envergadura para llegar a tener éxito en la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada