Loading...

martes, 15 de diciembre de 2009

EJERCICIO FISICO Y ENDORFINAS

Bioquímica de las Endorfinas

Uno de los más importantes grupos de péptidos es el de los opiáceos endógenos, cuyo nombre se debe a que actúan produciendo los mismos efectos que los analgésicos opiáceos derivados del opio. El prototipo de analgésico central es la morfina, que, por tanto, es el modelo comparativo para cualquier fármaco o droga con efecto analgésico, además de haber sido el vehículo para el descubrimiento de los receptores opiáceos endógenos y, a continuación, de las sustancias específicas por su afinidad que se denominan encefalinas. Las encefalinas son dos pentapéptidos, es decir, están formados por cinco aminoácidos, con la misma secuencia, salvo el último que en una molécula es leucina (Leu) y en otra la metionina (Met) por lo que vinieron a denominarse Leu-encefalina y Met-encefalina.

También se sabe hace tiempo que existían lugares específicos de unión para la [3H]naloxona y la [3H]etorfina, un compuesto similar a la morfina, en los fragmentos de membrana aislados del cerebro. Se supuso que tenían relación con la recepción y control del dolor.

Posteriormente se aisló la b-endorfina, a partir de la secuencia peptídica de un fragmento terminal carboxil (fragmento C, residuo 61-91) del péptido hipofisario b-lipotropina, que contenía met-encefalina como residuos 61 a 65. El fragmento completo, residuos 61-91, se denominó b-endorfina, y resultó ser un potente agonista del receptor opiáceo. Con estos hallazgos, se relacionó la b-endorfina con la met-encefalina, pero no con la leu-encefalina. Hoy en día se sabe que la proteína precursora común es la pro-opiomelanocortina, que consta de 239 residuos de aminoácido, que da lugar a la b-lipotropina (residuos 1 a 91) y ACTH (residuos 1 a 39), así como a a-endorfina (residuos 61 a 76), que también poseen actividad opiácea. Gracias a técnicas de ingeniería genética se pudo discriminar la secuencia de aminoácidos de la proteína precursora, que además contenía otros péptidos hipofisarios conocidos entre los que se encuentran la hormona a-melano estimulante (a-MSH; residuos 1 a 13) y la b-MSH (residuos 41 a 58), que están dentro de la secuencia de ACTH y de la b-lipotropona, respectivamente. El g-MSH tienen una secuencia de aminoácidos parecidas a a- y b-MSH.

Algún tiempo después se encontraron dos grandes precursores péptidos: la pre-proencefalina, secuenciada a partir de la médula suprarrenal, y la pre-prodinorfina, a partir del hipotálamo. Estos dos péptidos, junto con la pro-opiomelanocortina, pueden dar lugar a 18 péptidos opiáceos. Ésta última es probable que sea precursora de las endorfinas, mientras que los otros dos deriven en las encefalinas. No obstante, es normal que en la práctica la met-encefalina derive principalmente en proencefalina y que la leu-encefalina pueda producirse a partir de ambas, prodinorfina y proencefalina. Dependiendo de la zona o tejido cerebral se regulará la cantidad de estos péptidos. A partir de estos se han caracterizado el resto de las familias de neuropéptidos, las variaciones vienen determinadas por la presencia de enzimas proteolíticas que realizan el proceso postranslocacional de la proteína o péptido precursor.



Efectos Físicos y Psíquicos de la Beta Endorfina

Considerado como polipéptido o como neurohormona, es un químicos que actúa como neurotransmisor o como vehículo hormonal en el organismo. Los neurotransmisores son los compuestos químicos que transmiten información a través del cerebro. Dependiendo del neurotransmisor producido, se inhiben o promueven ciertas reacciones que son vitales para el funcionamiento psíquico y físico del cuerpo.

La beta endorfina es un elemento fundamental para crear las sensaciones de placer en el cuerpo humano, llegándosele a conocer como la portadora del placer. Este químico es usual generarlo durante las actividades físicas, por lo que los deportistas están siempre bien provistos de este elemento, ya que el correr genera una elevación importante del nivel de Endorfinas y Dopaminas. De esta apreciación surge la explicación del porqué en los atletas el dolor físico es reemplazado por sensaciones de bienestar, optimismo y júbilo que se prolongan aún después de concluida la actividad. Esto es causado porque el organismo produce la Endorfina para contrarrestar el dolor. Este neurotransmisor eleva los niveles de Dopamina, reforzando de esta forma el impulso sexual y las sensaciones placenteras del cuerpo.
Su interacción con el cerebro la asemeja a los efectos que sobre el mismo producen ciertas drogas prohibidas, ya que reemplaza el dolor por el placer, disminuyendo el estrés y permitiendo un estado de ánimo ideal para gozar plenamente

Se ha comprobado que cuando se realiza ejercicio se produce en nuestro cerebro (concretamente en una estructura que se llama el núcleo accumbens) una serie de sustancias a las que se llamó endorfinas. Se ha comprobado que después del entrenamiento, los valores de endorfinas (B endorfinas) se habían DOBLADO, y se ha relacionado que esa sensación de "bien estar", de "satisfacción" y de "alegría " está relacionado la B endorfinas. Podríamos decir que , además de los buenos efectos que tiene el entrenamiento aeróbico sobre el sistema cardiopulmonar, el sistema circulatorios y sobre el sistema inmune, la actividad física y en general el entrenamiento es muy recomendable para mantener el equilibrio humoral y psíquico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada