Loading...

domingo, 13 de diciembre de 2009

Condiciones cognitivas para un desarrollo sostenible

Ciencia cognitiva, especialización e integración.

9.8. La mente humana y el valor de la información

El cerebro, es dependiente del flujo de información proveniente de los sentidos, al mismo tiempo tiene la capacidad de lograr conclusiones y tomar decisiones que sobrepasan, la observación "objetiva" existente en el entorno natural o artificial durante la existencia, espacial y temporal de cada individuo, esto significa que en cada individuo existe además una cantidad de "datos" o información de carácter genético, que actúa sobre nuestra forma de observar nuestra realidad o nuestro exterior cosmológico.

La visión neurobiológica de hoy respecto a la capacidad mental del ser humano, descansa sobre la base de la relación de que es objetivo y que es subjetivo o también sobre las experiencias de carácter materialista donde la mente y el cerebro son observadas, en una especie de relación "blanda y dura" (software y hardware) con una sola diferencia: sus complicados agregados de desarrollo y aprendizaje. Lo mas conocido de los experimentos de laboratorio es que la mente es dependiente del flujo de información proveniente de los sentidos, donde la información es codificada, e integrada posteriormente con los datos ya existentes en el cerebro. El resultado del proceso, puede ser descrito sobre la base de los siguientes términos clave:

Percepción
Entendimiento
Aprendizaje
Conocimiento
Capacidad mental
Abstracción
Creatividad
Capacidad de evaluación
Muchos de estos experimentos de laboratorio, muestran así mismo la existencia de una especie de "dos mundos paralelos" en nuestro cerebro, es decir que nuestro cerebro es la coordinación de dos formas de observar la realidad, esto de acuerdo a sí es la parte derecha o izquierda de nuestra estructura cerebral, la que interpreta esa realidad. Nuestros dos conjuntos cerebrales reúnen la información bajo perspectivas diferentes:

La mitad izquierda del cerebro tiene el análisis, el lenguaje, la lógica y las matemáticas como dominio primario para sus interpretaciones.
La mitad derecha del cerebro, tiene la forma, el ritmo, los colores, los sueños, la integración, lo social, como dominio principal de interpretación.


Fig. Funciones o tendencias de especificidad en los lóbulos derecho e izquierdo del cerebro.

Robert Ornstein (57) descubrió que aquellas personas que solamente o en muy poco grado entrenan una de las dos partes cerebrales (derecha/izquierda) y solo trabajan con una de ellas, pierden en general la capacidad de hacer uso de la otra parte cerebral de modo tal que cuando una situación especifica o de riesgo necesita y exige el trabajo de esa otra parte cerebral, esta no reacciona como debiera para solucionar el problema confrontado. El descubrimiento más importante fue sin embargo, el hecho de que, sí las dos partes cerebrales son estimuladas en la cooperación de diferentes actividades mentales, en una determinada persona, la capacidad mental de esta persona no pasa a ser el doble de lo que se supone podría ser el resultado de esta coordinación y cooperación mental, sino que el efecto de esta cooperación mental individual, supera entre 5 hasta 10 veces la capacidad original conseguida por una tradicional especialización o entrenamiento unilateral de los procesos cognitivos. Este aumento casi exponencial de las capacidades cognitivas, no puede ser explicada por el contenido intrínseco de las dos regiones cerebrales en cooperación, sino por otros elementos no incluidos aún. (58)

Daniel Goleman en sus "La inteligencia emocional" e "Inteligencia Emocional y Trabajo", explica que es la inteligencia emocional o social, con mayor frecuencia, la que tiene mucho mas peso y valor en comparación a la tradicional IQ, en la toma de decisiones dentro y fuera de las actividades estratégicas y productivas las organizaciones y empresas. Este planteamiento no es nuevo, la facultad cognitiva abarca cuanto puede en su "absorción" de información obtenida de la realidad. Esa absorción o metabolismo mental, puede ser entrenado, dirigido o expandido integralmente o en diferentes direcciones de acuerdo a ciertos intereses sociales, económicos, políticos o individuales.

Howard Gardner por otra parte explica en sus "Frames of Mind" e "Intelligence Reframed", (59) la presencia de inteligencias múltiples, existentes potenciales y con posibilidades de ser desarrolladas, como facultades cognitivas de nuestro cerebro que al ser bastante identificables e independientes entre si, pueden ser entrenadas por el área especializada o dedicada respectiva para las que ellas están conformadas.

Todas estas investigaciones respecto a la inteligencia humana, pueden tener mucho significado si estas son observadas, en su contribución a la observación tanto de las partes como del todo de nuestras formas cognitivas de observar y actuar en la realidad, así como a las nuestra interpretación cognitiva fraccionada e integral de la misma.

De acuerdo al investigador finlandés Matti Bergström, (60) se puede establecer el siguiente razonamiento: Con el punto de referencia de la teoría de conjuntos de Cantor, puede uno dividir el mundo matemático en dos parámetros de definición: orden y cantidad. Orden es un estado a nivel micro y se puede comparar al estado y las reacciones de las moléculas de un gas. Esas moléculas actúan dentro de las dimensiones de tiempo y espacio en forma de movimiento, velocidad y dirección. La cantidad por el contrario es un estado de nivel macro y corresponde en el caso del estado gaseoso a su condición de temperatura, presión y volumen, es decir conceptos de totalidad. Las partes y la totalidad están al mismo tiempo en la materia, pero actúan de una manera particular sí se ve a esta en su condición funcional. Uno se da cuenta de que fenómenos tan diferentes en sí tienen su valor fundamental en la existencia de la materia como tal, y en este caso sucede lo mismo respecto a nuestras actividades biológicas y mentales, actividades mentales allí donde nuestro cerebro tiene:

La capacidad de funcionar en forma de subniveles, en forma secuencial o en forma de sintaxis.
La capacidad de conformar mundos que relatan toda una fenomenología propia de una estructura o sistema funcional, llevado al grado de uno o varios estados de consciencia que son integrados para conformar una realidad conceptual.
El investigador de la ciencia neural Karl Pribram (61) a planteado una teoría con mucho significado: Nuestro cerebro realiza una parte de su trabajo de tratamiento y análisis de la información al nivel de frecuencias. Esto en el flujo de comunicación realizado entre los lazos o canales de comunicación de las neuronas, no dentro de ellas. Las consecuencias de esta teoría explicarían el hecho de que nuestro cerebro trabaja como una especie de procesador holografico, allí la totalidad esta también en cada parte y la subsiguiente en un proceso sucesivo pero a la vez más tenue de representación. El modelo de representación holografica, implica que nuestro cerebro primero entiende o descubre un objeto de una manera muy tenue y borrosa en su aspecto de totalidad, luego codifica nuestra mente contornos cada vez más claros hasta que finalmente se llega a expresiones o representaciones concretas, esto observado mediante el espectro de las ondas recibidas en el análisis de frecuencias. El análisis de frecuencias es observado mediante un sistema traductor: nuestro sentido de lo que tiempo y espacio, dos dimensiones que en realidad no existen separadas.

El proceso de la consciencia en el cerebro, tiene la base cerebral como centro energético (menor orden más potencial), siendo fuente de energía, permite esta que la corteza cerebral puede expresarse como fuente de nivel de un mayor orden. Este proceso se inicia en una especie de nivel macro, es decir una observación integral que luego continua con las diferentes funciones de nivel micro, donde, definimos los hechos acaecidos en el consciente, en relación las dimensiones de tiempo y espacio. (62)

De acuerdo a las diferentes propuestas anteriores respecto a lo se entiende por procesos cognitivos así como inteligencia dedicada y también integral, se plantea para este trabajo una opción de tres sectores de inteligencia en la mente humana: (63)

- Un sector dedicado a la inteligencia lógica y matemática. (Racional)

- Un sector dedicado a al inteligencia social y emocional. (Emocional)

- Un sector de trascendencia intelectual: inteligencia trascendental .

Estos tres sectores potenciales de inteligencia pueden ser desarrollados en conjunto, ellos explican además más claramente el salto exponencial del desarrollo mental, propias del entrenamiento integrado de Robert Ornstein.

El hecho de que nuestra observación en los sistemas es capaz de descubrir que todo sistema funcional es mas que la suma de todas sus partes, explica también como los procesos cognitivos son capaces de trascender desde los elementos como fracciones a la condición nueva y funcional de un sistema cerrado o abierto, es decir pueda observar tanto un ambiente natural, cultural y artificial. Es en esta relación entre lo empírico, exacto y cerrado y lo no empírico, aproximado y abierto que la integración cognitiva real se hace factible.

Dentro de este proceso complejo de tratamiento natural de información el grado de orden esta en directa relación con el valor neto de la información propia del circuito biológico, es de acuerdo a esta premisa como se debe definir y aquí se define el valor de la información en relación al marco evolutivo donde esta se mueve para convertirse en procesos cognitivos de desarrollo humano integral.





Fig. El valor de la información, depende de la asimilación de esta en la dinámica intelectual, lógica, social pero fundamentalmente trascendental para alcanzar los objetivos de un desarrollo integral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada