Loading...

miércoles, 5 de mayo de 2010

Descubren el gen de la timidez

Investigadores italianos descubren un componente del ADN vinculado a la inhibición social en los niños.






Es solitario. Prefiere el silencio. No se socializa. Tiene dificultades para jugar con los niños de su edad. Es un tímido. Así es al menos 10% de los niños. Y son así siempre: en la escuela, con sus compañeros y con los adultos. Y todo por culpa de un gen, según cuentan las últimas investigaciones.



Para los genetistas, la timidez se traduce en una sigla: 5-HTTLPR, la variante de un gen que, cuando se encuentra presente en al ADN de una persona, se plasma en un conjunto de comportamientos que los psicólogos etiquetan como timidez.



El que tiene este gen se comporta de una forma más inhibida con sus compañeros, no consigue relacionarse bien con los demás y corre el riesgo de marginarse. Más aún, de adulto tiene muchas probabilidades de convertirse en una persona ansiosa y alcohólica, dado que el alcohol es uno de los más potentes ansiolíticos conocidos.



La relación entre esta variante especial del gen 5-HTTLPR, que regula el transporte de la serotonina, uno de los más importantes mediadores químicos del cerebro, y el comportamiento de timidez social se ha comprobado en una investigación que acaba de publicarse en la revista Archives of General Psychiatry, realizada por un grupo de investigadores de la Universidad Vita-Salute del San Raffaele de Milán, coordinados por el psicólogo clínico Marco Battaglia.



La investigación se realizó sobre 49 niños de edades comprendidas entre los siete y los nueve años. En la primera fase, los investigadores siguieron, durante todo un año, a los niños definiendo su grado de timidez en el ámbito social. Al mismo tiempo, se secuenció y analizó su ADN, utilizando simples muestras de saliva. En la segunda fase, los expertos estudiaron la actividad cerebral de los niños en respuesta a ciertos estímulos. Valoraron especialmente sus reacciones ante imágenes de rostros, presentados en forma de videojuegos, que expresaban diferentes sentimientos. Por ejemplo, de alegría, rabia u hostilidad.



Pues bien, todos los niños, independientemente de su predisposición genética, expresaban, por medio de su actividad cerebral, aceptación ante los rostros alegres. Pero sólo los niños tímidos, es decir, los poseedores de la citada variante del gen, reaccionaban de forma anormal ante los rostros con expresiones hostiles.



Expresiones hostiles



«El cerebro de los niños tímidos que poseen una variante especial del gen llamado 5-HTTLPR reaccionan de una forma diferente respecto a la media de sus compañeros cuando, en el ordenador, se les enseñan rostros que expresan hostilidad. En otras palabras, los niños más tímidos tienen una menor habilidad para identificar las señales sociales y utilizan las informaciones que les llegan del ámbito externo de una forma diferente a la de los demás niños», explica el autor del estudio. A la larga, este comportamiento puede traducirse en un handicap.



«Es verdad que un gen de riesgo como el que hemos identificado», añade el doctor Battaglia, «no es una condena. Es decir, ningún gen actúa por sí solo de una forma determinista e inflexible, porque las variables ambientales no sólo pueden jugar un papel de relieve sobre el desarrollo de nuestra personalidad en el tiempo, sino que incluso pueden modificar la forma en la que nuestro código genético es traducido en moléculas capaces de influir en nuestras emociones y en nuestros comportamientos».



Por eso, si el ambiente es favorable, un niño tímido podrá modificar su actitud y prepararse para afrontar los estímulos externos sin temor y sin ansiedad. «Con una buena psicoterapia», sugiere Battaglia, «que lo ayude a reducir su sensibilidad a las críticas y a aumentar su capacidad de manejarse en sociedad».



Pero, ¿se necesita de verdad la intervención técnica de un psicólogo? ¿No bastan los padres? «En realidad», responde Battaglia, «para los niños tímidos es suficiente un ambiente familiar cálido, que le haga sentir al niño lo que vale. Pero precisamente porque la timidez es genética a menudo también los padres son tímidos». De ahí que, en muchas ocasiones sea indispensable una intervención precoz. Porque, abandonados a su suerte, casi la mitad de los niños tímidos se tornan adultos ansiosos, que tienen dificultades a la hora de afrontar la vida cotidiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada