Loading...

miércoles, 5 de enero de 2011

Descubren estructura del cerebro para cada personalidad

Un estudio publicado en la revista Psychological Science observó que cuatro rasgos de la personalidad -extraversión, neurotismo, complacencia y reflexividad- se reflejan en un mayor tamaño de algunas zonas del cerebro. ¿Dónde está nuestra forma de ser?
por Teresita Quezada - 24/06/2010 - 09:06
AumentarDisminuirComentarEnviar a un amigoImprimirAlertasCompartirSu noticia está siendo enviada.

Sistema de envío de mensajes no disponible.
Reintente en unos minutos por favor.

Su mensaje ha sido enviado con éxito


Su nombre:Nombre Destinatario: E-mail Destinatario:
--------------------------------------------------------------------------------
Comentarios: Enviar Cancelar
Diggdel.icio.usFacebookGoogleTechnoratiTwitterYahooFresquicerrar


28
Compartir Unos son más amistosos, otros más tímidos, osados o reflexivos. Las características de nuestra personalidad no sólo se evidencian en el mundo social. También están ligadas a ciertas zonas del cerebro, haciendo que éstas sean más grandes o pequeñas que otras. Así lo revela un estudio publicado en la revista Psychological Science, donde un grupo de científicos tomó imágenes de resonancia magnética a 116 adultos que definieron su personalidad previo al examen y luego las compararon con los resultados de las imágenes. "Queríamos saber qué cosa incidía en las personalidades, tomamos fotos de alta resolución de los cerebros de la gente y vimos zonas más grandes en unas que en otras", explicó a La Tercera Colin DeYoung, profesor de la U. de Minnesota y líder de la investigación.

LAS ZONAS Y PERSONALIDADES
Según la investigación, la región del cerebro encargada de procesar la información de recompensa, la corteza orbifrontal media, está asociada con personas más extravertidas, conversadoras o sociables.

El neurotismo, que está relacionado a la irritabilidad, la ansiedad y a la autoconfianza, se relacionó a las áreas del cerebro donde se procesa el intercambio, el castigo y los posibles efectos negativos, como la corteza prefrontal dorsomedial.

Aquellas que manejan la empatía fueron asociadas con la complacencia -como el surco superior temporal- y características como la compasión, la cooperación y los buenos modos. Mientras que la corteza lateral prefrontal, que participa en el comportamiento voluntario y planeado, está asociada a los reflexivos, que tienden a ser personas disciplinadas, ordenadas y menos impulsivas.

Según DeYoung, esto "no significa que sea el cerebro lo que define nuestra personalidad, las experiencias también pueden cambiar el cerebro" y aunque "la personalidad está influida por factores genéticos y estamos predispuestos a cierta personalidad, también podemos modificarla", dice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada