Loading...

viernes, 11 de septiembre de 2009

Estimulación del razonamiento verbal

Como su propio nombre indica, el razonamiento verbal es la capacidad para razonar con contenidos verbales estableciendo entre ellos principios de clasificación, ordenación, relación, significados… En nuestra práctica profesional, cuando evaluamos a cursos enteros mediante pruebas de carácter colectivo, nos damos cuenta que el razonamiento verbal es una de las capacidades intelectuales que se encuentran menos desarrolladas en los alumnos. ¿Por qué? ¿Cómo solucionarlo?
La razón de que esto sea así responde a una doble vertiente. En primer lugar observamos que en la mayoría de colegios no se le da la suficiente importancia a esta capacidad, ya que la importancia de objetivos fundamentales de la asignatura de lengua (lectura, comprensión lectora, ortografía, expresión escrita o gramática) no deja lugar a espacios para razonar con contenidos verbales. Para compensar este desequilibrio sería positivo introducir momentos de debates, exposiciones orales, presentaciones, ejercicio de vocabularios… que otorgen a los alumnos, en definitiva, la oportunidad de hacer uso del lenguaje.
Una segunda razón, la encontramos en el cambio que está experimentando la sociedad hoy en día. Si nos fijamos en los juegos de nuestros niños vemos que estos suelen ser el ordenador, las videoconsolas u otros juegos individuales. Del mismo modo el tiempo libre suele ser empleado en deportes de carácter individual, en ver la televisión y en ocasiones en pasar bastante tiempo fantaseando con su imaginación. En resumen, no hay un uso del lenguaje. Por ello sería bueno volver a potenciar prácticas que han caído en desuso, tal y como los juegos colectivos entre iguales, actividades extraescolares que les obliguen a interactuar con sus semejantes (por ejemplo grupos de teatro) o veladas familiares donde se establece un diálogo entre los miembros de la familia.
Existen algunos ejercicios destinados a potenciar el razonamiento verbal que a continuación exponemos junto a algún ejemplo que pueden servir de ejemplo para practicar con vuestros hijos.
1. Analogías verbales. Encontrar relaciones entre conceptos. Ejemplo: Automóvil es a volante... como barco es a ¿ ? (Respuesta: timón)
2. Completar oraciones. Encontrar la palabra que complete o le de mejor sentido a la frase. Ejemplo: Presentó ¿? que demostraban su inocencia. (Respuesta: pruebas)
3. Ordenar frases y textos. Ordenar la frase desordenada y colocar las palabras en orden correcto para que la frase sea lógica. Ejemplo: Marta/ han/ euros/ un/ Manuel/ y/ encontrado/ cinco/de/ billete. Respuesta: Marta y Manuel han encontrado un billete de cinco euros.
4. Ejercicios de excluir un concepto de un grupo. Tachar la palabra o las palabras que no vayan bien o no tengan relación con el grupo.
5. Seguir instrucciones. Seguir las instrucciones o tareas que figuran en las instrucciones escritas. Ejemplo: Dibuja tres rectángulos en fila, de manera que el primero sea más grande que el segundo pero más pequeño que el tercero.
6. Establecer diferencias y semejanzas entre conceptos. Dadas un par de palabras, pensar en que se parecen y en que se diferencian. Ejemplo: ¿En qué se parecen una sierra y un cuchillo? Respuesta: Sirven para cortar, son de acero…
7. Corregir en una frase la palabra inadecuada. Buscar la palabra errónea o inadecuada, y posteriormente indicar la palabra correcta que tendría que figurar en substitución a la otra. Ejemplo: El elefante es un reptil de gran envergadura. Respuesta: Mamífero.
8. Buscar antónimos y sinónimos de una misma palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada